domingo, 29 de agosto de 2010

Ch-Ch-Changes

(asi es como me vengo sintiendo ultimamente)

Agosto terminó siendo siendo un mes extenuante. Por un montón de cosas, algunas importantes de verdad, otras en lo mas mínimo, pero que no dejaban de generar ruido, estática y sonido de tachos de metal siendo golpeados cuando uno quiere dormir.

Trabajo, entregas, mudanzas, mas trabajo, torticolis, amigos que no están, amigos para los que quiero estar y no puedo, problemas familiares, internaciones.

Terminé despertándome una tarde dandome cuenta que había perdido el norte, que en los últimos meses el desgaste y el cansancio me terminaron ganando.

Y lo que es peor, me di cuenta de cuan poco estoy disfrutando todo ultimamente.

Sentí que Eisenstern se estaba convirtiendo en un yunque que debía llevar a cuestas todo el tiempo. No se realmente el porque. Quiero decir, durante un año, religiosamente, todos los miércoles tenía una nueva pagina lista para ser subida a Factum, y de pronto, en el ultimo mes me encuentro sin poder terminar un episodio a tiempo en cada semana. El arco actual está bien definido. Se que pasa, cuando pasa y como hacerlo pasar. Pero a la hora de dibujar me encuentro frente a la mesa y tardo dos horas en hacer un par de lineas.

Me encuentro también en medio de un cambio bastante importante de estilo. Ya no trabajo más con solo el pincel, sino que estoy usando espátulas, gillettes, plumas y otros elementos desde hace unos meses.

Eisenstern se toma dos semanas de vacaciones. El próximo episodio (el 50) será subido el miércoles 8 de septiembre y al comenzar el nuevo arco, una vez finalizado el actual, me encargaré de subir progresivamente los episodios que debo.

No es una solución ideal, pero es la única que puedo dar en este momento. En cuanto al resto, estoy trabajando en ello. Con una sonrisa, eso si.

4 comentarios:

  1. Eso me pasa seguido, Loris, me doy cuenta de que no solo no disfruto del dibujo, sino que ni siquiera sé para donde agarrar. ¿será esto de trabajar de dibujante/historietista?

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que no lo sé, Sebastián. Tengo una idea relativamente definida de hacia donde quiero ir, pero ultimamente todo me la jugaba en contra para tomar ese camino.

    En mi caso no me pasaba solo con el dibujo, sino con todo. hacer cualquier cosa hasta hace poco era literalmente una tortura.

    ResponderEliminar
  3. A RASKOLNICOV LE PASABA ALGO PARECIDO

    ResponderEliminar
  4. No sabes como te entiendo y te banco!!!!
    Me siento bastante identificada con tu relato...sigo con el dedo mocho no veo la hora que se termine de curar. Besos team!!!

    ResponderEliminar