jueves, 4 de marzo de 2010

Libros Digitales, E-Readers y Codicia

Pido disculpas por el tono desarticulado en general que tiene este post, pero si no publico hoy va a ir a parar a mi carpeta de notas y morirá alli, en compañia de otras docenas de posibles notas que nunca verán la luz del sol.

El pasado sabado vivi una casualidad bastante interesante. Viendo las novedades en los feeds que sigo, me encuentro con este post de Sofia Berge. Casualmente habia comprado la Revista Ñ, por supuesto acompañada de su tomo de Corto Maltés, y veo que la nota de tapa trata sobre el mismo tema. Luego de leer la nota, opiniones, y el post de Sofía empece a golpear el teclado, dejando en escrito varios pensamientos que tengo sobre el tema.

Partamos por lo "sencillo". Creo que Sofía se equivoca de enfoque, la "pelea" no es entre e-readers y libros tradicionales. La "pelea" (así como la veo yo) es entre e-readers y esto:

(concretamente con la acción que está realizando este señor)

Creo que la ventaja se da pura y exclusivamente en este termino. Y lo dice alguien que carga con tres o cuatro libros en su bolso todos los dias desde que aprendio a leer. Este tipo de tecnologia es util para gente que trabaja/disfruta del leer, sin importar el formato sino el contenido. Ni hablar si uno es estudiante y dentro de un reader puede meter todos sus textos de estudio, o un profesional y su material de consulta. No creo que esta tecnologia desplace al papel, no creo que el libro muera. Si creo que la codicia de algunos puede terminar perjudicando mas que beneficiando.

Pasemos primero por lo tecnico: La ventaja de un reader respecto a una pantalla (laptop, pc de escritorio, netbook, celular) se da basicamente en la tecnologia e-ink. Sin perderme demasiado en la ciencia, un display de e-ink permite reproducir caracteres e imagenes a una resolucion no muy alta, pero tampoco ilegible, sin necesidad de iluminar la pantalla. La ventaja de esto es mas que clara, para todos los que pasamos muchas horas frente a una pantalla, trabajando o incluso intentando leer un libro en su version digital.

Como siempre ocurre ante la aparicion de una nueva tecnologia, nunca faltan los trasnochados que salen a gritar slogans desde ambos lados de la vereda. Tanto los Defensores Acerrimos Del Electron como los Defensores Acerrimos Del Papel tienen argumentos sonoros. El problema es que en la vida no todo siempre es como lo pintan los Fanaticos. Esta discusion viene dandose desde hace mas de cien años, con cada nuevo avance actual. Teatro vs cine, radio vs cine, television vs radio, vhs vs television, vhs vs cine, dvd vs vhs, internet vs diarios (recuerdan cuando hace 10 años se anunciaba el fallecimiento sangriento e inmediato de los periodicos? Yo tambien), internet vs la sociedad...

Tomo algunas citas del articulo de Ñ:

Ariel Magnus dice:

"El riesgo está más bien en que la tecnología no se frene ahí, y que en vez de abaratar costos se concentren en justificar su precio agregándole funciones multimedia hasta convertirlo en una computadora más. El error de aplicar al libro digital la misma lógica que al teléfono o a los otros dispositivos móviles está en que el libro es por definición aquello que no contempla más movimiento que el de sus páginas."

Muy cierto. Probablemente la mejor caracteristica de readers como el Kindle de Amazon es que permite solamente leer texto o escuchar audiobooks. El famoso multitasking que muchos fanaticos piden a gritos no esta relacionado con la experiencia de leer un libro, sino con el deseo de estos fanaticos de tener una computadora en forma de tableta que reemplace sus
pc's de escritorio. Ese fue el error de la presentacion del Ipad de Apple. Sus fans estaban esperando un nuevo tipo de computadora completamente hardcore, y Steve Jobs les dio un Iphone tamaño XL que les permite hacer muchas cosas, relativamente bien, pero de a una por vez. Un error de enfoque, si se quiere, de parte de Apple, que sumadas a las MUY altas expectativas que tenian sus fanaticos sobre algo de lo que sabian empiricamente nada.

Fabián Casas dice:

"Me gusta, en cambio, el libro hermoso. Me gusta tocar el libro, olerlo"

La razon por la que quiero hacer enfasis en esto es la siguiente. El libro (fisico), como objeto, es lo mas cercano que llegaremos como especie al artefacto perfecto. No se me ocurren muchas cosas mas perfectas en cuanto a balance de forma-funcion (pienso en los cubiertos, pero no mucho mas). El libro como objeto nacio practicamente junto a nosotros como especie, y estoy completamente seguro que el dia en el que muera el ultimo humano, habra un libro cerca suyo.

El libro es barato, es duradero, es autosuficiente (no necesita alimentacion externa para encenderse), y la unica limitacion a la que se enfrenta de parte nuestra es que para poder leerlo necesitamos saber leer.

Los E-readers, por otro lado, son caros (por ahora), y talvez lo mas importante: las memorias flash que usan para almacenar la informacion tienen una vida estimada de 30 años antes de que sus electrones se apaguen y el reader se convierta en mas chatarra electronica, de esa que forma montañas en Taiwan. Ni hace falta mencionar que esto con el papel no pasa, cierto?

El formato tambien tiene sus ventajas para el autor. Bajo esta tecnologia, el autor puede subir su libro directamente a la red para que sus lectores lo bajen (gratis o pagando, es otra discusión) directamente a su reader. Los editores pueden publicar mas, ya que no enfrentan gastos logisticos.

Los unicos problemas que veo en esta forma de distribucion no pasan por la tecnologia en si, pasa por los que la estan manejando. Basicamente las corporaciones que fabrican los lectores y las casas editoras que publican los libros. La discusion se da en dos frentes: DRM y el precio de los libros.

DRM significa Digital Rights Management (administracion de derechos digitales). Es una serie de seguros de distintos tipos para evitar la tan temida pirateria. En este topico, la forma mas comun de DRM es el formato propietario. Basicamente ligar un formato digital a un solo reader en particular, como hace Amazon con su Kindle.

¿Como se traduce esto?

Imaginemos esta situacio: Me compro un Kindle. Junto a el me compro una quincena de libros, que vienen lockeados para ser leidos solo dentro de mi Kindle. Dentro de 3 años sale una nueva tecnologia, un nuevo lector, o simplemente se rompe mi Kindle. Esos libros deberan ser comprados nuevamente. Si. Asi de ridiculo.

Y la cosa no solo termina ahi, ya que Amazon (que, si la memoria no falla, maneja cerca del 70% de las ventas de ebooks) exige a las editoriales que para vender el libro a traves de su store el mismo solo puede ser vendido en ese formato. El anuncio de apple y su Ipad, junto a una tienda de ebooks a estrenar en Itunes, solo logro poner mas nervioso a Amazon.

¿Que fue lo que paso?

Al poco tiempo del anuncio de Apple, MacMillan (uno de los cuatro grandes titanes editoriales del mundo) exigio a Amazon remover TODOS sus ebooks de su sitio, si no accedian a dejar que MacMillan estableciera el precio de los mismos. (Amazon mantenia un tope de U$S 10 como coste maximo de un ebook, MacMillan exige un minimo de U$S 15, casi lo mismo que un libro fisico) Luego de un par de dias, Amazon dio el brazo a torcer. El problema de este tipo de maniobras es que las editoriales nos quieren convencer de que el precio de un puñado de bytes es el mismo que el de una edicion tapa dura recien salida de la imprenta. Por suerte el lector parece estar al tanto de esto. El resultado de todas estas maniobras camorreras es que tanto Amazon como las editoriales estan entrando en una rencilla que no beneficia a nadie mas que ellos. (por otro lado, ¿alguien esperaria lo contrario?)

Y Amazon no deja de restar puntos, al permitir y avalar acciones como el borrado de las copias de 1984 y Rebelion en la Granja de los Kindles de sus clientes, al generarse un conflicto con los herederos de Orwell. Si, el dinero de la compra les fue reintegrado, pero no borra el hecho de que tal maniobra es nada menos que ridicula. Imaginen que van a Yenny/El Ateneo, compran un libro, llegan a su casa y se van a dormir. A la mañana el libro se encuentra desaparecido, pero ven una nota de Juan Ateneo diciendonos que nos ha vendido el libro por error, asi que entro en nuestra casa en la noche para llevarselo al deposito, pero que no nos hagamos problema, dejó la plata que gastamos en la mesita de luz.

El hecho de que esto haya ocurrido particularmente con libros de George Orwell no me deja tranquilo, en lo mas minimo.

Hay mucha, mucha tela para cortar sobre este topico, pero queria dejar escritos un par de pensamientos al respecto. Hay una segunda parte relacionada, que tiene que ver especificamente con el comic, que vendra pronto.

3 comentarios:

  1. Muy bueno esto Loriz!

    A mi me encanta lo orgánico del libro. Para mi hay VIDA en el papel. Se toca, se siente.

    Pero coincido en que el ALMACENAJE es un quilombo! Aparte de que los libros se hacen pelota. Para almacenar libros en forma ordenada se necesita espacio. Y el espacio, hoy, cotiza demasiado alto.
    Es un re problema.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Otro tema es la vista. ¿Qué es más nocivo? Seguramente la pantalla, aunque no lo sé.

    Otra cosa es el espíritu del asunto. Lo intangible, que no se puede explica y que hace a la experiencia de leer.

    ResponderEliminar
  3. Creo que al segundo comentario de Kiosker se refiere Sofía con "versus". Para mí, esto es una opinión, si no es bello no sirve.

    Si se persigue la practicidad en sí, al Kindle el audio-libro le ganó hace rato: podés "leer" mientras haces pilates.¿Absurdo, no? Una vez más se termina volviendo a lo espiritual (en este caso ¿que clase de persona estudia su carrera mientras endurece su culo?¿Ese es el profesional del mañana?). Se termina volviendo a lo espiritual por qué:

    Prácticamente quizá el libro no fue pensado para gente que apenas si consigue apretujarse en un departamento, o gente que debe leer en el colectivo porque es un tiempo muerto.El libro marca la pauta, es el hombre el que no consigue adaptarse a la pauta, e inventa sucedáneos, emparcha y acomoda las cosas al estilo de vida que probablemente no eligió, y si lo eligió, se hubiera dado cuenta antes que al elegir eso estaba renunciando a leer un libro como se debe (con tiempo y espacio: o sea todo).

    Lo práctico, como señalás, caduca, lo que es práctico hoy no lo será mañana, puesto que el hombre se vuelve a afirmar en su inadaptación y se inventa un sucedáneo para el sucedáneo mismo (pronto el Kindle se volverá pesado y grande).Pero lo espiritual no tiene fecha de vencimiento (sí la espiritualidad).Le voy a decir a Sofía que guarde su post para cuando el Kindle pase a a historia y aparezca otro artefacto, así lo podrá repostear.

    ResponderEliminar